violentas mariposas

bajo de itunes una aplicación de la revista new yorker dedicada a la programación de las actividades semanales de los niuyorkers. no sé si la llegaré a usar. copio en la moleskine la fecha de un recital, de un encuentro, la fecha de inicio de un colegio y una universidad. compro un juego de ollas por internet, una greca, no hay casa seria sin greca, compro tazas para espresso y tazas para marrón oscuro, cerrado y dulce. espero respuestas, algunas no me pertenecen pero me empeño como nunca. rabia a la muerte de la luz.

ya no sé cómo compartir mi cuerpo con las mariposas que me ocupan desde los pies hasta la frente. a veces creo que no camino, son ellas quienes me llevan. y como son violentas, vuelan con fuerza dentro de mi piel. me hacen temblar y sólo yo lo sé. tomo cuatro gotas de rescue, varias veces al día, y luego leo que uno de sus ingredientes evita que uno sueñe despierto, algo así. pienso que esto que me enamora es lo que me condena.

mosca con el rescue, me digo.

entonces pienso que mis mariposas volcánicas telúricas huracanadas son demasiado potentes para dejarse vencer por homeopatía alguna, así que continúo con mis gotas. daño no me harán; esto que sueño, con su insomnio particular, no se me va tan fácil. y las gotas, me digo, al menos son algo qué hacer, como darle con el lápiz a un cuaderno para convertirlo en un tambor. como fumarse un cigarrillo con ganas. como romper un vaso plástico hasta convertirlo en una faldita hawaiana. como hacer el amor con urgencia y por puros nervios, a ver si uno se cura. como escalar para que se vaya la gripe.

hago maletas, guardo juguetes, los libros preferidos, león de biblioteca, la gran montaña, willy y hugo y detrás de la cortina azul. me entero sobre un huracán. mi esposo limpia un apartamento lleno de polvo y compra agua y pilas y lintenas. leo los poemas que escuché ayer, mis preferidos, y me siento abrumada. mi hijo menor tiene otitis. las mariposas están todas en mi cabeza ahora. no, siguen también en el pecho. no. están en todas partes, deben haberse reproducido.

tengo miedo. tengo soledad acompañada. tengo volcán y tengo mariposa. tengo sueño y tengo insomnio. tengo despecho y es un despecho huérfano. tengo nueva york y tengo caracas. quiero temblor y quiero palabra. escribo silencio. escribo poema sobre el silencio. borro el poema. salvo una parte. lo guardo. es 26 de agosto, todos duermen menos las mariposas, ellas volvieron a parir. y yo me estoy mudando de país.

8 comentarios en “violentas mariposas

    1. Gracias, Kirita. Por acompañarme en esta casa, que no se muda ni se va. Se viene y se queda, las dos cosas juntas, como para demostrar lo que vengo diciendo desde hace semanas, la geografía y la cartografía, mienten.

      Me gusta

  1. A veces las mariposas se aferran a un abrazo, se posan y descansan.
    A veces el abrazo es sólo una mano en el pecho, una caricia en la mejilla o un beso profundo y desesperado, que las distrae de su vuelo. Otras veces se acompasan con el aire que recorre la respiración y nos da la impresión de que ya no vuelan.
    Sin embargo, todas las veces, quietud o inquietud mediante, están allí para saludar o sacudir la vida, para hacernos levitar o estremecernos.

    Me gusta

  2. cuando algo necesitan, las mariposas saben hallar a su propio tiempo: mira esta que tenía sed.
    Kei, un enorme abrazo que despliegue las alas, nos haga volar y encontrar; seguir encontrando.
    te quiero mucho.

    Me gusta

  3. Me leí en tu texto, Keila. A mí misma me tocó “evacuar” recién llegada a Nueva Orleáns. Fue una bienvenida brusca. Todo se pone en perspectiva. Qué bello este espacio, contiene él una honestidad muy profunda.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s