Memoria cuzqueña (número 5 del inventario de primavera)


Escalera radical
piedra irregular que al fin encaja
como un guante.
Llevo peso
al viaje largo,
camino lenta
mente
siete siglos en zigzag.

El pasado se acerca:
dos
colinas
y luego es sólo bajar.

Llego al monumento
muslos ardiendo.
Paso el día mirando el sol,
la perfección incomprensible
de unos bloques elegidos
por una gente muy distinta a mí.

Universo perfecto
en la mitad de nada.

Bajo al Cuzco
voy por una pizza,
una cerveza Cristal
un caramelo de coca
la memoria se organiza
gracias a detalles así.

Esta noche
tropezaré con un hombre
me acostaré con él.
El ácido láctico
terminará derramado
en una cama
de flores desteñidas.

Así es el recuerdo:
en veinte años
mi encuentro
con las magníficas rocas peruanas
tendrá siempre a cuestas
un polizón.

Un comentario en “Memoria cuzqueña (número 5 del inventario de primavera)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s