El vestido y la tijera, after Dark.

IMG_2318

Visité la exhibición Storylines del Guggenheim en una Art After Dark. En una noche de arte después de la oscuridad que se ofreció como oportunidad para pensar en la cuerda floja de siempre.

El tránsito entre la necesidad de establecer distancia, entre la observación desconfiada

-¿atemorizada?,

siempre buscando entender, ubicar, encasillar-

y el sentido de la curiosidad, el libre juego de los sentidos

-a fin de cuentas: qué sientes cuando estás acá?-.

Tránsito. Siempre el mismo ejercicio.

Valiéndose de diversos medios plásticos y audiovisuales, los artistas reunidos en Storylines discurren sobre el género, la raza, la sexualidad, la desigualdad y la marginalidad. Más de cien obras de arte permiten en la exhibición explorar distintos discursos figurativos y abstractos que cuentan cuentos sobre la identidad y la diferencia, la periferia y la desigualdad.

El arte es una expresión cultural porque sólo puede construirse desde los códigos culturales (y también desde los íntimos) del artista y del espectador. Ambas existencias son en un nivel creadoras, y es por eso que en virtud de su propio proceso de lectura y reescritura, el espectador es también siempre un cuenta-cuentos. Que la historia que el autor quiso contar sea la que tú estás leyendo o no, es en cierto nivel irrelevante. Cada quien lee como puede, aunque siempre que se coexista temporal y espacialmente (culturalmente) se está surfeando más o menos la misma ola. Con mínimas variaciones, diferencias de paisaje y perspectiva, pero la misma ola. Las referencias que la contemporaneidad ofrece a los espectadores de una exhibición, son en cierto nivel comunes.

“La gente de aquí”,

“la gente de ahora”,

lee esto,

que es lo mismo que decir reescribe esto,

mas o menos “así”.

IMG_2330

Somos la tinta que da sentido a la página en blanco

IMG_2329

Ellos son la tinta que da sentido a la página en blanco

IMG_2333

¿Por qué debemos ser la tinta que da sentido a la página en blanco?

Somos la tinta que da sentido a la página en blanco. La diferencia marca y define lo homogéneo tanto como lo homogéneo define los márgenes que expulsan o que mantienen fuera a los diferentes. Historias como esta son las que pueblan Storylines y las que hacen de esta exposición una experiencia no sólo estéticamente sino moralmente relevante.

.

Pero, si cada vez que se construye una obra se está contando un cuento, y si cada vez que se interpreta una obra se está reescribiendo ese cuento, y si esa escritura y lectura y reescritura están marcadas por el contexto, qué clase de recorte es ofrecido o propuesto por Storylines? 

IMG_2363

Si siempre estamos contando una(s) historia(s), ¿no es la experiencia ante una obra de arte siempre una forma de narración?  Por otra parte, no hay tras cualquier obra de arte, cuento, relación humana, un sustrato político referido a las condiciones de vida, a la mirada, a las intenciones, al contexto del artista (y de su espectador)?

Storylines  me invitó a preguntarme cómo recortar una exposición sobre el arte que cuenta historias desde los márgenes. Eran más de cien y podrían haber sido más de mil obras de arte.

IMG_2350

Treinta autores de ficción y poesía, entre ellos Komunyakaa, Lerner y Ashbery, también colaboraron con la exposición, eligiendo una obra y escribiendo sobre ella o a partir de ella. Treinta autores cuentan su propia historia en relación con la historia contada por la obra expuesta.

Pero aquello era Art After Dark. Así que además de la inquietud ante el recorte de un mapa en el que el elemento subsumido al plano me resulta demasiado parecido a la realidad, y por tanto hasta cierto punto precario para mostrarla en su diversidad y su complejidad, tijera en mano me propuse recorrerla y hacerme de mi propio mapa.

En pleno apogeo aquella noche estaba también el juego, la copa de vino en mi organismo, los espectadores enrumbados.

Y es que era de noche.

Recorrer el Guggenheim sintiendo la música y manteniendo la conciencia de un DJ en la planta baja sosteniendo su propia tijera junto al Pinocchio ahogado, es también una historia.

El tremor del bajo retumbando en los pies cada vez que te detienes a mirar, esa música que por momentos interfiere -por qué negarlo- en el diálogo que podrías haber mantenido con las obras, pero que no silencia tu relación con ellas, que la modifica, la complejiza a su manera en el contexto de aquella fiesta, es una historia posible. Todo lo que te rodea, lo que traes, lo que sientes, el ánimo con el que entras, y la información que interpretas de la obra de arte, dialoga con la obra de arte. Todo es parte de juego.

IMG_2352

En mi historia,

además de desconfianza

gusto

placer,

una fuente de agua dorada, las gotas de agua sobre su plato reflejadas como cristales,

se habló de tú a tú con Golden, la obra de Félix González Torres tras la que me escondí.

IMG_2326

Cuando estás en una fiesta activas una relación porosa, confiada, cotidiana, con el entorno. Es desde esta cotidianidad peligrosamente emparentada con el hogar, con el hospedaje, que te relacionas con las obras de arte en una fiesta nocturna en una galería, en una noche que dura lo que quieras que dure. Eres parte de la exhibición y la obra de arte de Feliz González Torres se parece peligrosamente a la persiana que divide la sala de tu propia habitación.

IMG_2332

Será por eso que atravesé la lluvia dorada, saqué el teléfono, me hice un autorretrato despreocupado a conciencia (no lo llamaré selfie: hay que escribir más sobre esto, los auto-retratos son cosa seria), y construí una nueva mirada marginal de cuenta cuentos. Ya lo dije, a conciencia. Una foto tomada en el borde en el margen en el espacio/vanidoso y curioso/que casi pero no llega a apenarse/que flirtea con el juego superfluo pero no cae. Y no cayó porque nació del impulso narrativo de una fotógrafa fotografiada que quiso contar una historia en la exposición sobre los cuentos.

Al bajar de nuevo a tierra ya no quedaba vino.

Entregamos dos tickets que llevábamos en el bolsillo,

nos devolvieron el dinero.

Y –cosa bien rara- subimos a un taxi.

Era bien tarde y estábamos cansados.

IMG_2357

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s