“Keila Vall tiene una voz muy particular. Es minuciosa y vehemente. Su escritura demuestra que organizar la memoria es una forma de administrar la desesperación. Todos los cuentos de Ana no duerme confirman su talento y su extraordinaria capacidad de transformar el mundo exterior en una intimidad.”

Alberto Barrera Tyszka