“A Keila le ha sido dada la facultad para descifrar lo que guarda la palabra original, desnuda, engendradora de todo lo que es susceptible de ser nombrado. La escritora nos desplaza por lugares que trascienden lo biográfico, e incluso lo geográfico, y se tornan en lugares más que metafóricos, en lugares simbólicos de resonancias antiguas. El tono de sus textos nos hipnotiza y nos rapta.”

Patricia Guzmán